martes, 2 de septiembre de 2008

Silencio, por favor (2)

Como ya escribí en un artículo anterior --poniendo como ejemplo la normativa vigente en el ruidoso municipio de Valladolid--, los valores límite --expresados como dBA L eq-- de inmisión de ruido en el ambiente interior de nuestras viviendas son los siguientes:
· Residencial primario: dormitorios___________________________________35 en el día y 25 en la noche.
· Residencial primario: salones, despachos y equivalentes funcionales______50 en el día y 40 en la noche.
· Residencial primario: cocinas, baños, pasillos y equivalentes funcionales___55 en el día y 40 en la noche.
A mí me parece que son unos niveles-tope muy permisivos, sobre todo si tenemos en cuenta que --en teoría-- nuestras viviendas ya deberían disponer de un correcto aislamiento acústico desde el momento en el que se nos entregan. Pero lo peor de todo es que --en la práctica-- las normativas municipales contra el ruido no las cumple ni las hace cumplir nadie.
Si un ciudadano se ve obligado a llamar a la policía municipal por un problema de ruidos en su vivienda, los agentes tienen unas instrucciones muy claras para efectuar las mediciones con el sonómetro homologado: dicha medición se debe efectuar con las ventanas cerradas, incluso en el tórrido verano; esto quiere decir que si hemos intentado protegernos con doble ventana y buenos cristales, ¿lo que hemos hecho en realidad es tirar piedras contra nuestro propio tejado? Todo esto teniendo en cuenta que hayan llegado a tiempo, porque los policías municipales no llevan consigo ningún sonómetro: tras ser avisados desde la centralita, deben desplazarse previamente al lugar donde se almacenan los aparatos de medición acústica.
Grupo Unidos contra el ruido en Facebook:
http://www.facebook.com/group.php?gid=192974785531
Grupo Luchemos contra el ruido en Facebook:
http://www.facebook.com/group.php?gid=73652857903

No hay comentarios: