martes, 5 de abril de 2011

Chana

 Una chana (anjana, dona d'aigua, encantaria, moura, ondina o xana) es --en la mitología popular berciana-- un hada encantada de las aguas, un espíritu benéfico que suele habitar en los ríos, lagos, fuentes o manantiales.

 Las chanas adquieren la forma de mujeres jóvenes de cautivadora y enigmática belleza. Suelen invertir mucho tiempo en peinar sus largos cabellos con sus característicos peines de oro; también se dedican a elaborar madejas de hilos de oro. Habitan suntuosos palacios situados en las profundidades de las aguas, donde guardan extraordinarias riquezas.

 Estos espíritus acuáticos se ocupan de que las nubes que cubren la zona que protegen siempre estén llenas de agua; de este modo, a las tierras de los campesinos que gozan de su bendición feérica nunca les falta el líquido elemento. Aunque en la mayoría de las ocasiones las chanas no representan ninguna amenaza para el ser humano, también existen leyendas en las que se las retrata como seres caprichosos y vengativos frente a los individuos del sexo masculino.