sábado, 6 de diciembre de 2008

Roberto Saviano contra el "Sistema"

El escritor y periodista Roberto Saviano nació en la ciudad italiana de Nápoles en 1979. Desde el 13 de octubre del año 2006 --después de publicar en Italia su exitosa novela "Gomorra", que describe con gran realismo la cotidiana manera de actuar de la Camorra napolitana-- Roberto Saviano vive escoltado permanentemente.
Existe una adaptación teatral de la novela "Gomorra" realizada por el propio escritor, junto al director Mario Gelardi; también existe una película con el mismo título, dirigida por Matteo Garrone.
En noviembre, la Camorra introdujo en sus redes clandestinas de distribución de Nápoles copias piratas en DVD de la película "Gomorra"; en dichas copias se eliminaron los subtítulos de la película original para que se entendiera bien el dialecto napolitano, en el que se rodó la cinta. Aunque las copias ilegales eran de mala calidad, la apariencia externa era casi perfecta.
La Camorra napolitana amenaza con asesinar a Roberto Saviano antes de Navidad. Nápoles está considerada como la ciudad más violenta de la Unión Europea y sufre una alta tasa de paro y abandono escolar; en este caldo de cultivo se desarrolla un entramado de criminalidad organizada que se extiende por varios países --incluida España-- y que se conoce como la "Camorra" o el "Sistema". La Camorra ha asesinado desde 1980 a más de 3600 personas, que son más que la suma de las víctimas de las bandas terroristas europeas y muchas más que las asesinadas por la Cosa Nostra siciliana.
No se puede consentir a estas alturas de la película que una banda de delincuentes pretenda dirigir por siempre las vidas, las haciendas y el destino de países que se consideran civilizados y democráticos. Algo tendrán que hacer nuestros dirigentes --aparte de posar, reír, comer y parlotear-- para detener esta infamia permanente.

1 comentario:

david santos dijo...

Belo trabajo! Gracias por compartirlo.

Quería desearte una feliz navidad y que siendo amigos en el 2009!

Abrazos y no bajes los brazos nunca.