sábado, 10 de julio de 2010

La chana de la Fuente de La Vallina

 En el valle leonés de Gete (comarca de Montaña de Riaño), en un camino que asciende desde el pueblo de Gete hacia el Abesedo --tras recorrer más de medio kilómetro de distancia-- se puede contemplar la Fuente de La Vallina, de la que mana agua muy fría y transparente. En la mencionada fuente se dice que vive una benéfica jana (o chana) que vaga sin consuelo por el lugar, expiando un antiguo pecado de amores.

 La encantada jana de la susodicha fuente sólo se deja ver una vez al año: a las doce en punto de la Noche de San Juan. Sus rubios cabellos brillan a la luz de la Luna y es muy bella; entregará sus amores al mozo montañés que la desencante dándole de beber agua de la fuente en el cuenco de la mano. Un tal "tío Gabriel" decidió un año atreverse a realizar el ritual, pero se durmió rendido por el cansancio y ni tan siquiera pudo ver a la jana; a la mañana siguiente encontró a su lado un peine de cuerno de castrón, quizá olvidado o quizá puesto allí como un presente feérico de agradecimiento.

 La misma jana entregó a una tal "tía Periquita" gran cantidad de canicas que esta guardó inmediatamente en su mandil; la advirtió de que no las mirara hasta llegar a su casa de Gete. Cuando la mujer bajaba por las Vegas del Barrero, vio con decepción que lo que transportaba no era otra cosa que un montón de simples carbones de robles; al entrar en su casa se percató de su gran torpeza, pues pudo contemplar una brillante onza de oro escondida entre la cinta del mandil.

No hay comentarios: