martes, 23 de septiembre de 2008

Al Agua

Al agua.

Nieve montañera, tú que desdeñas
el regazo de la nube más alta
para ser agua que inunda, que salta
riscos, oquedades, cauces, aceñas ...

Agua de los valles, tú que abrileñas
crecidas nos regalabas sin falta:
ten a bien decirme qué mal te asalta,
que tu faz más violenta nos enseñas.

No arrambles con las humildes moradas
de los que viven de sus sudorosos
esfuerzos, ni con sus tierras aradas.

No riegues con placidez caprichosos
y vastos parterres donde jugadas
de postín disfrutan ricos ociosos.

¡ Nieve montañera !, ¡ agua de valles !:
a los debilitados no avasalles.

No hay comentarios: